1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://ladiabetes.about.com/od/Beneficios-Del-Ejercicio/a/Diabetes-Y-Ejercicio.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

You can opt-out at any time. Please refer to our privacy policy for contact information.

Beneficios del ejercicio a tu diabetes

Ayuda al manejo de insulina, reduce el estrés y controla el colesterol

Por

Diabetes y ejercicio

Diabetes y ejercicio

Foto © A.D.A.M

Cuando piensas en el manejo de una enfermedad crónica o de largo término, NO puedes pensar en una alternativa "mágica". La diabetes es una enfermedad que requiere de tus cuidados diarios. El ejercicio es tan importante como los medicamentos para controlar la diabetes. Se ha comprobado que el ejercicio ayuda a controlar los niveles de glucosa en la sangre sin medicamentos. El ejercicio en conjunto con una dieta saludable te ayuda a perder peso si tienes sobrepeso y previene el aumento de peso.

El ejercicio además:

  • Ayuda a quemar grasas y a mejorar el uso de la insulina en tu cuerpo
  • Aumenta la densidad ósea, la masa muscular y la fuerza
  • Mejora la circulación y alivia los dolores en pies, piernas, manos y brazos causados por la neuropatía
  • Controla la presión arterial, te protege contra las enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos
  • Reduce los niveles de colesterol "malo" o LDL
  • Aumenta tus niveles de energía y concentración en el trabajo
  • Promueve la relajación y el buen ánimo, reduce el estrés y la ansiedad
  • Ayuda a conciliar mejor el sueño en las noches
  • Ejercicios de resistencia o cardiovascular, ¿cuál es el mejor?

    Los expertos recomiendan ambos. Si estás muy obeso, o hace mucho tiempo que no te ejercitas, comienza con caminatas cortas de cinco a 10 minutos. Aumenta el tiempo según te sientas cómodo con la rutina de ejercicios hasta llegar a 30 o 45 minutos continuos al menos cinco días a la semana.

    Si ya te ejercitas, trata el entrenamiento a intervalos. El entrenamiento a intervalos es la combinación de actividad aeróbica intensa y moderada por segmentos de tiempo. Puedes pedalear rápido en una bicicleta estática por 30 segundos y hacerlo a velocidad moderada los siguientes 90 segundos. Así mismo puedes correr en la trotadora y luego caminar. Cuando alteras la velocidad e intensidad en tu entrenamiento, retas a los músculos ayudándolos a quemar más calorías, aumentas la condición física y mejoras la sensibilidad a la insulina. Es como manejar un auto a una misma velocidad o manejarlo acelerando el combustible y luego frenando, ¿cómo consume más gasolina? Lo mismo sucede con tu cuerpo.

    El entrenamiento de resistencia con bandas elásticas, pesas libres o máquinas, ayuda a usar la glucosa más eficientemente ya que al usar tus músculos "quemas" más glucosa. También mejora tu salud cardiovascular, regula la presión arterial y reduce la grasa abdominal. Te ayuda a mejorar la postura y fortalece los músculos.

    Antes de comenzar una rutina de ejercicios

  • Consulta tu médico. Si sufres de hipertensión, asegúrate de tener la presión arterial estable antes de comenzar a ejercitarte. Si tienes otras complicaciones cardíacas puede que necesites una prueba de estrés antes de comenzar una rutina de ejercicios.
  • Si tienes problemas con la retina, debes consultar con tu oftalmólogo. Habrá ciertos ejercicios que deberás evitar si estos aumentan la presión sobre la retina del ojo.

    Si sufres de alguna condición ortopédica, como dolor de rodilla, problemas en la espalda o en los pies, consulta con tu fisiólogo. El fisiólogo podrá enseñarte ejercicios que te beneficiarán sin lastimarte.

  • Mide tu glucosa. Antes de comenzar a ejercitarte y después del ejercicio debes revisar tus niveles de glucosa en la sangre. El ejercicio logrará que tu azúcar en la sangre baje hasta 12 horas después de haber terminado de ejercitarte. Consulta con tu médico si el azúcar ha estado muy baja o muy alta durante el día. Es probable que tanto tus medicamentos como las dosis de insulina cambien luego de comenzar una rutina de ejercicio. Trata de hacer el mismo ejercicio por la misma cantidad de tiempo a la misma hora del día, así será más fácil controlar los niveles de glucosa en la sangre.
  • Meriendas y agua. Mantén a la mano bocadillos en caso de que tu azúcar baje demasiado mientras estás haciendo ejercicio. Algunos ejemplos son: tabletas de glucosa (tres o cuatro), una cucharada de azúcar (sola o diluida en agua), una cucharada de miel o jarabe, seis onzas de gaseosa no dietética, media taza de jugo de fruta, una cajita de pasas, galletas de soda y crema de maní.
  • Es siempre importante hidratarse y cuando eres diabético aun más. A través de la orina y el sudor pierdes líquido y sufres riesgo de deshidratación si no lo repones.

  • Brazalete. Identifícate como diabético usando una pulsera o collar. Es bueno que tu entrenador o personal en el gimnasio tengan conocimiento de tu condición de diabetes y tengan a mano tus números de contacto en caso de que ocurra una emergencia.
  • Calzado cómodo. Usa calzado cómodo y medias limpias que absorban la humedad y el sudor. Al llegar a casa, revisa tus pies y entre los dedos. Busca cualquier rasguño, laceración o ampolla. Lávalos, sécalos y usa ungüento triple antibiótico de ser necesario. Si la herida no mejora, debes visitar a tu médico.
  • Recursos

    La diabetes y el ejercicio MedlinePlus Enciclopedia Médica. National Library of Medicine. National Institutes of Health. Accedido: 10 de octubre de 2012.

    Managing Diabetes with Exercise WebMD. Accedido: 17 de octubre de 2012.

    1. About.com
    2. About en Español
    3. Diabetes tipo 2
    4. Ejercicios y diabetes
    5. Diabetes y ejercicio

    ©2014 About.com. Todos los derechos reservados.